7 de enero de 2011

Despistes

Cada mañana
Pierdo mi anillo
Entre tu pelo
Entre tu frente y tu nuca
Luego olvido tu nombre
Olvido tu edad
Mi anillo,
Olvido tu pelo
Tu frente, tu nuca
No lo puedo evitar
Soy así
Un despistado peligroso
Un perfecto idiota
Así que cada noche
Te pido perdón
Por todas esas cosas
Como un niño
Mirando hacia el suelo
Y siempre sonríes
Me acaricias
Indulgente
Y pierdes tu anillo
Entre mi pelo
Entre mi frente y mi nuca

3 comentarios:

  1. NO PUEDES DESPISTARME, TODO CUANTO ESCRIBES LLEVA ESE ESTILO TAN TUYO Y QUE TANTO ME GUSTA.
    ¡AH! EN NUESTRA REVISTA ¡¡TAF!! Nº 3 HEMOS INCLUIDO TU RESEÑA.

    PILARJUNTALETRAS

    ResponderEliminar
  2. Qué lindura, Andrés.
    A mí me encantan estos despistes, muchas veces son los que nos hacen la vida más bonita...

    Besos y cariños, cuídese usted mucho sr escritor ;)

    ResponderEliminar